¿Qué es el SES?

El Sello de Garantía Ética para el deporte base SES (Sports Ethic Seal) es una distinción pionera en el mundo para clubes, escuelas, campus o federaciones dedicadas a la formación deportiva infantil y juvenil. Con el SES se consigue, por parte de la entidad, un reconocimiento público de su compromiso y práctica probados en el fomento de los valores éticos a través del deporte.

A través del Sello de Garantía Ética SES se persigue garantizar entornos deportivos que prevengan conductas de riesgo, y ayuden a nuestros menores a adquirir valores saludables y positivos para una convivencia responsable, constructiva y solidaria. Ayuda a las entidades deportivas a desarrollar recursos, rutinas y procedimientos que promueven la cultura ética en todos sus ámbitos de actividad: entrenamientos; competiciones; sensibilización de la afición y base social.

SES incide en padres y madres, jugadores, árbitros, técnicos deportivos y miembros de la junta directiva de los clubes.


¿Cómo funciona?

El equipo de expertos asesora y apoya a cada entidad para elaborar un código ético personalizado con la participación de todas las personas implicadas (entrenadores, familias, jóvenes deportistas, miembros de la junta directiva).

Gracias a esta colaboración se asegura la apropiación y arraigo de los valores éticos en las entidades y los programas deportivos.

Nuestra metodología se realiza a través de un método ya probado y de fácil implementación.

Los 3 ejes de nuestro método son:

SES Deporte y valores

Todas las entidades que implementan la metodología entran a formar parte de la Red SES.
A través de esta red:

  • Reciben apoyo online del equipo de expertos.
  • Intercambian buenas prácticas y recursos, en un proceso de mejora continuo.
  • Dan visibilidad a su entidad y acciones.
  • Participan de campañas colaborativas.

¿Cuáles son sus resultados?

Cada entidad, en un proceso de análisis acompañado por el grupo de expertos, establece un sistema de seguimiento y evaluación, en el que se fija una serie de indicadores y objetivos asumibles para la institución.

Las dimensiones a valorar son:

Dimensión 1: Conducta en la competición.

Dimensión 2: Promoción de la formación y la sensibilización en valores éticos

Dimensión 3: Capacidad de resolución y atención en materia ética.

Datos referenciales:

  • En el marco de la experiencia piloto desarrollada en un club de fútbol base, en partidos oficiales disputados, sólo se produjeron sanciones vinculadas a comportamientos contrarios al código ético en un 2%.
  • La metodología SES se ha aplicado en cuatro entidades Barcelona, Madrid y Brasil, con más de 2.500 niños y jóvenes que practican diversos deportes: fútbol, rugby y waterpolo.

¿Dónde se implementa?

La metodología SES comenzó a desarrollarse a finales de 2010 en Barcelona, a través de una experiencia piloto. Se ha implementado posteriormente en las siguientes entidades.

  • Hortaleza Rugby Club (Madrid): Una de las entidades de este deporte en España con más niños federados (515), y un sólido programa de promoción de rugby y de integración, que llega a más de 400 niños/as. www.xvhortaleza.com
  • Sant Cugat Esport Fútbol Club: Un club que desde 1936 se dedica al fomento del deporte entre los más jóvenes. Actualmente la entidad tiene 530 niños y niñas federados. Entre sus valores añadidos está la atención a personas con discapacidad. www.santcu.cat
  • Club Esportiu Vila Olímpica de Barcelona: Este club se convirtió en la primera entidad de España interesada en obtener el sello SES. Actualmente tienen más de 500 niños y niñas inscritos en deportes como fútbol o baloncesto.  www.cevilaolimpica.com
  • Club Básquet Igualada

Asimismo, ha estado presente:

  • En la edición 2013 del Campus Rudy Fernández. El prestigio de este deportista ha favorecido el eco de esta iniciativa en el baloncesto español: www.acb.com/redaccion.php?id=95908
  • A través Club Natació Sant Andreu el Sello de Garantía Ética  SES estuvo presente en la Copa del Rey de Waterpolo. (ver información y video del evento aquí).

¿Qué ventajas ofrece?

  • Permite un proceso participativo de todos los actores de la entidad, con lo que se favorece la apropiación.
  • Refuerza la capacidad institucional para planificar y autoevaluarse en torno a la promoción de la cultura ética.
  • Posibilita adaptar el método a la realidad organizativa y contextual.
  • Permite contar con el apoyo de la red SES: grupos de aprendizaje colaborativo; recursos compartidos; acreditación y visibilidad pública.